Recomendaciones para regalar

Recomendaciones para regalar

Hemos hecho una pequeña lista de recomendaciones para regalar a víctimas de abuso sexual infantil. Esperamos que os sea de ayuda, recuerda que el mejor regalo es escuchar y ofrecer tu apoyo.

Toca el Piano – James Rhodes

James Rhodes, ganador del Premio Fada 2017, te contó el poder sanador de la música con Instrumental. Ahora te enseñará a tocar el Preludio nº 1 en Do Mayor de Bach en seis semanas.

https://www.blackiebooks.org/catalogo/toca-el-piano-castellano/

Libreta

Una de las mejores maneras para recuperarse de un evento traumático es procesarlo, y escribir aporta un espacio seguro donde hacerlo. Una libreta y un buen bolígrafo son nuestro regalo preferido.

https://es.moleskine.com/es/notebook-clasico-negro/p0460

Juia Jewels

STORM es una joya que define la esperanza ante los malos momentos y sensaciones de angustia por las que pasa una persona que ha sufrido abusos sexuales en la infancia. Este colgante de plata texturizada y oxidada representa la victoria de la luz sobre los tiempos oscuros, la culpabilidad y secretos a los que se enfrenta la víctima. Los beneficios se destinan a la Fundación Vicki Bernadet, con lo que estarás haciendo un regalo solidario.

https://www.juiajewels.com/joyas-de-autor/joyas-joyeria-etica-joya-solidaria/

Apoyo

Ofrecer apoyo y recordar que toda situación traumática se puede superar con ayuda y resiliencia. Un vídeo o una postal con tu apoyo serán un elemento positivo que agarrarse cuando los ánimos estén bajos.

Photo by Annie Spratt on Unsplash

Feliz San Jordi!

Feliz San Jordi!

Feliz San Jordi!

Uno de los días más bonitos en nuestro calendario es el día de San Jordi. Olor a primavera, a hermandad, a calle..olor a cultura..una ventana a la esperanza y a la alegría de vivir.

Si existe algún sentimiento que nos caracteriza más, a todos nosotros, es precisamente el deseo de que nuestras vidas transcurran caminos ilusionantes, que cada día sea San Jordi.

En la Fundación Vicki Bernadet, nos gustaría que esta ilusión, luz y color fuera compartida por todos y cada uno de los niños y niñas de nuestra sociedad, esta es, sin duda, la mayor de las esperanzas que nos acompaña en cada acción y en cada proyecto. Nuestros esfuerzos van dirigidos a ayudar a todos los menores que han sufrido algún tipo de abuso sexual a recuperarse y a recobrar la sonrisa con la que todos despertamos el día de San Jordi.

Por todo esto, uno de nuestros objetivos es el de visibilizar esta lacra social y trabajar en la sensibilización y prevención, rompiendo el silencio, caminando juntos hacia un futuro siempre mejor. Un cambio necesario, un reto común..

Hoy, día de San Jordi, un día en el que celebramos con entusiasmo el amor y la cultura, desde la Fundación Vicki Bernadet queremos poner en valor la dimensión social y sensibilizadora de esta cultura festejada y que engloba las maneras de vivir, los sistemas de valores, las tradiciones y los derechos fundamentales de forma inclusiva i íntimamente ligada con la lucha social. La cultura que despierta conciencias ha sido siempre uno de nuestros aliados más destacados a través de colaboraciones y asesoramientos a artistas, agentes culturales y todo tipo de proyectos del mundo de la música, fotografía, periodismo, literatura, artes escénicas y audiovisuales. Claro ejemplo de esta alianza es El Premio Fada a la cultura, que se ha convertido un proyecto muy querido para nuestra entidad. En cada edición de estos premios hemos reconocido a aquellas personas que han destacado, a través de su obra, en la lucha contra los abusos sexuales a menores, dando valor a estos cómplices, comprometidos con los niños y niñas, con nuestro futuro.

Celebremos la cultura, celebremos este despertar de conciencias comprometidas, especialmente hoy. 

Os invitamos a vivir un San Jordi al lado de la infancia, también de la mano de una lectura solidaria y valiente, capaz de difundir en todas partes la necesidad de ser conscientes de una realidad que afecta a 1 de cada 5 menores y alentarnos a formar parte de la lucha contra los abusos sexuales infantiles.

Celebremos y defendamos los derechos de todos los niños y niñas..que cada día sea San Jordi.

FELIZ SAN JORDI A TODOS Y TODAS.

La protección de la infancia desde la escuela

La protección de la infancia desde la escuela

Evento nacional online: La protección a la infancia desde la escuela.

Ya puedes inscribirte en la nueva jornada que organizaremos con Grevia y la Universidad de Barcelona el 7 de mayo. Será un evento nacional 100% online y gratuito, donde participará Vicki Bernadet y Marina Bartolomé por parte de la Fundación Vicki Bernadet.

Accede a fomulario de inscripción haciendo click aquí.

Puedes consultar el programa en la imagen que acompaña este artículo.

la proteccion a la infancia desde la escuela
la proteccion a la infancia desde la escuela
La Elisabete y el grupo terapeutico.

La Elisabete y el grupo terapeutico.

Una colaboración especial.

Elisabete Gomes es una violinista de cuarenta y un años, nacida en el norte de Portugal. En este texto relata su experiencia en el grupo terapéutico de la Fundación, con la esperanza de que otras víctimas de abuso sexual infantil puedan entender la finalidad de estas sesiones.

Desde la Fundación queremos agradecer a la Elisabete por su coraje y el esfuerzo en la redacción de una vivencia tan personal. Esperamos que os guste tanto como a nosotros nos ha gustado.

Los nombres que aparecen en este relato no son reales.

Elisabete Gomes

Hemos aprendido a callar.

Entré nerviosa en aquella sala de la Fundación con las sillas en círculo. Era como si dibujaran un globo, un planeta privado, un mundo propio. Buscaba un lugar como los niños el primer día de clase, cuando intentan adivinar en la mirada de sus compañeros, un amigo. Allí, todos teníamos la misma mirada. Me senté al lado de una de mis compañeras y esbocé una sonrisa. Intentaba dar un aire de normalidad y, de vez en cuando, estiraba el cuello para sentirme más digna.

Enara hablaba más. Gesticulaba de forma ansiosa mientras explicaba cómo su abuelo había abusado de ella. El ya había muerto, pero la herencia que le dejaba a su nieta era, como mínimo, difícil de manejar.

Ella hablaba muy rápido y sus palabras se atropellaban en mi cabeza. Cada una de sus frases caía como una bomba en el medio de la sala y  yo empezaba a sentirme realmente mal: se evadían mis pensamientos, tenía dificultad para concentrarme, me sentía excesivamente crítica en relación a todo y a todos y una náusea profunda comenzaba a invadir mi cuerpo como si fuera un veneno.

En ese primer día, Fátima también habló; era mucho más joven que la mayoría de los que estaban en la sala y se expresaba con la rebelión y la fuerza de su edad. Pronto iría a juicio, para acusar a su padre de haber abusado de ella durante años, con la complicidad de su madre.

La historia de Teresa tenía un escenario similar, se veía en ella, al mismo tiempo, el coraje y la decisión de sus 20 años y la claridad y profundidad de alguien con muchos años más. Ella daba la sensación de que sabía lo que quería, lo que no quería y lo que tenía que cambiar en su generación. Pero la mayoría de nosotros rondábamos los cuarenta y habíamos vivido toda una vida de silencio y represión. Represión infligida por el entorno, o autoimpuesta, o simplemente de negación, de una repetición constante de la mente, de una reformulación de la verdad a niveles aceptables de supervivencia.

En esa sala, los chicos eran menos y más silenciosos y creo que no los he escuchado hablar hasta unas cuantas sesiones más tarde. Había un tío, un vecino, un hermano, un maestro, un padre, un abuelo o un sacerdote en cada triste historia y todos habían herido profundamente la confianza de inocentes.

Salí de ese primer encuentro con la sensación de que aquellas historias se pegaban a mi cuerpo. Me parecía extraño lo incómoda que me sentía, cuando durante tanto tiempo había deseado poder participar en uno de estos grupos, poder hablar con quien hubiera vivido lo mismo. Pero, en ese momento, me parecía que no. Mi mente cuestionaba lo que una vez había sentido con tanta convicción y se preparaba para jugar conmigo un viejo truco: me contaba historias, me decía que tal vez mi caso fuera diferente, que tal vez lo mejor para mí sería olvidarlo, que tal vez yo no tuviera necesidad de hablar.

Aprendí de muchos años de terapia que mi mente no tenía malas intenciones, sino que quería protegerme. Protegerme no dejando que me identificara, no permitiéndome reconocer que yo era tan solo una víctima más (en el sentido real de la palabra) y que estaba entre otros como yo. Esta vez sospeché. De la misma manera que sospechas cuando escuchas la misma historia, o la misma excusa, muchas veces. Bueno, eso ya no me sirve de nada, pensé. Y lloré amargamente.

Aprendí de muchos años de terapia que mi mente no tenía malas intenciones, sino que quería protegerme.

Callamos, negamos, huimos, excusamos, reformulamos porque la vergüenza y la culpa que sentimos son insoportables. Y algunos de nosotros nos emborrachamos, nos drogamos, nos suicidamos. Porque llega el momento en que los celosos centinelas de nuestras mentes ya no nos defienden, sino que apuntan con el cañón de la escopeta en nuestra dirección y van a las últimas consecuencias. Si no hacemos algo para poder enfrentarlos.

Lo que llevamos dentro no se limita a un malestar natural causado por un mal recuerdo, es algo que se engancha a toda nuestra existencia y nos hace sentir avergonzados y culpables incluso por estar vivos. Este aspecto me hace sentir particularmente enojada. Como si no fuera suficiente pasar por el abuso, nuestro mundo (interno y externo) parece organizarse para hacernos la vida especialmente difícil. Esto sucede por muchos motivos, que no puedo explicar completamente ahora, pero uno de los grandes es porque hemos aprendido a callar. Hay una sociedad entera que nos enseña, e incluso nos motiva, a callar. Y si tenemos que callar, es porque debemos haber hecho algo muy vergonzoso.

Hubo un ejercicio que hicimos en el grupo: consistía en atribuir, de acuerdo con lo que sentíamos “en el estomago”, por decirlo de alguna manera, un porcentaje de responsabilidad por lo que sucedió al adulto abusador y otro a nuestro niño o niña abusados. Ninguno de nosotros pudo asignar, en su propio caso, 100% de responsabilidad al abusador. Sin embargo, cuando lo hicimos en relación con el caso de otro colega, estaba completamente claro que la responsabilidad de un adulto que abusa es suya y de nadie más. Quizás este sea un buen momento para recordar que cuando hablamos de nuestros niños o niñas, hablamos de niños y niñas de 6, 8, 11, 12 años… ¿Cuál fue su responsabilidad? ¿Estar en el lugar equivocado en el momento equivocado? ¿Confiar? ¿Ser niños?

Hay una sociedad entera que nos enseña, e incluso nos motiva, a callar. Y si tenemos que callarnos, es porque debemos haber hecho algo muy vergonzoso.

Me rompió el corazón ese día y continúa rompiéndose ahora. Me sentí muy enojada, todavía me siento. No es una mala rabia. La rabia no es mala, sirve para defendernos. En mi caso, incluso estoy agradecida porque durante demasiado tiempo lo único que sentí fue apatía y tristeza. Y esta es una rabia que devuelve vida a mi cuerpo y me hace ganar fuerzas para decir basta. Basta de la locura de perpetuar el castigo más injusto.

Me hice muchas y muy buenas promesas durante las sesiones en la Fundación. Espero poder cumplirlas todas. Pensar en mis compañeros ayuda. Con el grupo sentí fuerza, claridad, lucidez. La humanidad no es tan egoísta: mejoramos ayudando a mejorar al otro.

Esta comunión humana permite que comience un lento proceso de alquimia, en el que una voz interna muy débil, hace mucho tiempo olvidada, comienza a tomar forma y a hablar en los breves intervalos en los que podemos silenciar a nuestros demonios. Esta voz no suena como la de un general, autoritario o poderoso. Por el contrario, es más como la de un niño, frágil, pequeño, y probablemente lo primero que queremos hacer es ridiculizarla o no darle ninguna importancia. Pero esa voz es dulce, tierna, vulnerable, sobre todo digna, y habla como una flor en el cañón de una escopeta.

Esta comunión humana permite que comience un lento proceso de alquimia, en el que una voz interna muy débil, hace mucho tiempo olvidada, comienza a tomar forma y a hablar en los breves intervalos en los que podemos silenciar a nuestros demonios.

Recuerdo la mirada de cada uno de mis compañeros y reproduzco sus historias en mi cabeza. Al pensar en nuestras niñas y niños pequeños, ocultos durante tanto tiempo en las profundidades de nuestro ser, solo me viene al pensamiento la figura de mi personaje favorito de C. Dickens: Oliver Twist. Y pienso en él abatido, con los ojos ocultos debajo de su boina, hambriento, caminando hacia Londres después de tener la audacia de pedir un poco más de sopa. Haber tenido el coraje, incluso si lo presionaron sus compañeros, para decir: “¡Quiero más!”.

Antes de los libros de Dickens, los niños eran seres socialmente invisibles y, en muchos sentidos, siguen siéndolo. Soy fatal recordando estadísticas, pero estas no las puedo olvidar: 1 de cada 5 niños y niñas  sufre abuso sexual infantil antes de los 17 años. De estos, un 60% nunca recibirá ayuda y el 90% no lo dirá hasta la edad adulta. En el sitio web de la Fundación también está escrito cómo crecieron los números durante el confinamiento.

No creo en ninguna forma de cambiar las estadísticas que acabo de mencionar que no pase, también, por poder hablar abiertamente. Ya sea para evitar o poder superar, de la mejor manera, un trauma de abuso sexual infantil. En el caso de los supervivientes, depende de cada uno decidir el momento y la forma que considere posibles para que pueda hacerlo sintiéndose apoyado, con la seguridad y la confianza que puedan ayudar a soportar el miedo y la ansiedad, el malestar físico y psicológico, la vergüenza y la culpa.

Recuerdo haber dejado una de las últimas sesiones del grupo y sentir: Estamos aquí. ¡Vivos! – y pensar en cómo cada uno llegó allí, aferrándose a su propio bote salvavidas.

A mi me salvó y continúa salvándome mi violín, o una pintura de Chagall, o un poema que sale de mis entrañas y que insiste en ser escrito, mi hijo, el amor, mi familia, mi fe pequeña y frágil, la verdadera amistad y mucha terapia. Buena terapia. La que se ejerce con mucha profesionalidad pero sobre todo con amor incondicional, el que nace del respeto absoluto.

Recuerdo haber dejado una de las últimas sesiones del grupo y sentir: Estamos aquí. ¡Vivos! – y pensar en cómo cada uno llegó allí, aferrándose a su propio bote salvavidas.

Y me ha salvado también este grupo y cada uno de mis compañeros, que son como amplificadores de la voz de ese pequeño niño o niña de la boina que llevamos dentro y que, lleno de amabilidad, inocencia y coraje, insiste en decirle a la vida y al mundo: ” ¡Quiero más!”

 

Elisabete Gomes
Barcelona, julio 2020

La “Corte Interamericana de Derechos Humanos” emite sentencia sobre el caso Paola Guzmán Albarracín

La “Corte Interamericana de Derechos Humanos” emite sentencia sobre el caso Paola Guzmán Albarracín

Una sentencia esperanzadora.

El pasado 24 de Junio, la “Corte Interamericana de Derechos Humanos”, el equivalente al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, dictó una sentencia mediante la cual declaró la responsabilidad del Estado de Ecuador por la violencia sexual sufrida por la adolescente Paola del Rosario Guzmán en el ámbito educativo estatal. La niña sufrió abusos sexuales del Vicerrector de la escuela a la que asistía, lo que tuvo relación con su suicidio. La sentencia culpa a este Estado también, de la violación de los derechos judiciales y del derecho a la protección judicial, en relación con el derecho de igualdad ante la ley en perjuicio de la madre y la hermana de la niña y la violación del derecho a la integridad personal de estas familiares de la víctima. 

En definitiva, el Estado de Ecuador incumplió la defensa de dos Derechos Humanos reconocidos, por un lado con la falta de tutela judicial efectiva al no perseguir al acusado y permitir la prescripción del delito y en segundo lugar contra los derechos fundamentales de la niña. 

A este Tribunal se someten voluntariamente los países sudamericanos firmantes de la Convención Americana de los Derechos Humanos, por lo tanto, esta sentencia constituye un precedente que puede vincular a los Estados firmantes de este convenio, y puede representar un cambio que implique más diligencia a la hora de proteger derechos fundamentales y perseguir a abusadores. 

Petita Albarracín, madre de Paola Guzmán, testificando delante de la comisión.

Parece que soplan vientos favorables con la defensa de los niños y las niñas y con la responsabilidad institucional y colectiva de esta defensa. 

Los Derechos de los Niños no son algo secundario ni complementario, son Derechos Humanos y la Convención sobre los Derechos de los niños y las niñas supone un reconocimiento del deber de proteger, en todo el mundo, a todos los menores de edad de injusticias graves que pueden limitar sus posibilidades de desarrollo y causar mucho sufrimiento. 

Son muchas las generaciones que han vivido la relación entre adultos y niños de forma muy jerárquica y descompensada, en la que la palabra del niño o niña carecía de valor, y en la que la defensa de los derechos fundamentales de los niños resultaba anecdótico. Si existe una lucha legítima y global sin fisuras es la de los Derechos Humanos, y si existe una motivación transversal a todos los humanos del planeta es la de cuidar de los niños y preservar nuestro futuro común. 

Ahora bien, todo cambio integral, para llegar a ser realidad, necesita de la complicidad de todos y cada uno de los miembros de la sociedad, sea la que sea. Es necesario, que más allá de la anécdota, todos nosotros entendamos que nada cambia si no queremos cambiar y nada avanza si no entendemos hasta qué punto es necesario trabajar conjuntamente en un futuro siempre mejor. 

Por encima de los intereses personales está el bien común, es la hora de tomar conciencia y generar un cambio más que necesario. 

Instituciones, profesionales, familias y ciudadanía haciendo frente común ante un reto único. 

Las Reparaciones que dictaminó la Corte IDH en el caso de Paola del Rosario, incluyen que en el plazo de un año, el Estado de Ecuador identifique medidas, adicionales a las que ya está implementado, para corregir y subsanar insuficiencias en relación con información estadística sobre situaciones de violencia sexual contra niñas o niños en el ámbito educativo; la detección de casos de violencia sexual contra niñas o niños en este ámbito y su denuncia; la capacitación a personal del ámbito educativo con respecto al abordaje y prevención de situaciones de violencia sexual; y la provisión de orientación, asistencia y atención a las víctimas de violencia sexual en el ámbito educativo y / o sus familiares. Todas estas medidas convergen con muchas de las demandas que el colectivo de víctimas, nacional e internacional, reclama desde hace décadas. Y todas estas demandas tienen una única cosa en común, su resolución depende de la implicación de cada uno de los agentes que formamos parte de la sociedad donde convivimos. 

Es hora de acompañar a las víctimas, es hora de darles prioridad, es hora de ser conscientes de su realidad y formar parte de la lucha hacia un futuro libre de abusos sexuales infantiles. 

Un Reto Común. 

Nueve recomendaciones para prevenir el abandono de la terapia.

Nueve recomendaciones para prevenir el abandono de la terapia.

La adherencia a la terapia psicológica es clave para asegurar el bienestar de los pacientes.

Este año 2020 las trabajadoras de la Fundación nos hemos fijado un objetivo común: buscar formas de mejorar nuestro trabajo cada día. Para nosotros es imprescindible ofrecer nuestros servicios con la máxima calidad posible y nuestro compromiso en la prevención y el abordaje del abuso sexual infantil a lo largo de 23 años así lo demuestra. Sin embargo, nos sentimos en la obligación de ir más allá: la experiencia no lo es todo, necesitamos también revisar seleccionados, preguntar a las usuarias e investigar con los datos que conocemos.

Durante el último año el Servicio de Atención ha trabajado conjuntamente con el Departamento de Formación a fin de encontrar los puntos claves para promover la adherencia a la terapia de las usuarias de la fundación. Tras analizar más de 750 casos y comprobar con orgullo que la Fundación tiene las tasas de abandono de la terapia por debajo de la media encontrada en estudios internacionales, queremos compartir con todos vosotros las conclusiones de la investigación.

Esta investigación ha sido posible gracias a la financiación del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalidad de Cataluña, en el marco de la Cospe 2019. También hemos contado con el asesoramiento de la Universidad de Barcelona con el fin de asegurar el máximo rigor científico.

 

¿Quieres conocer algunas recomendaciones para prevenir el abandono de la terapia?

1. Ofrecer tratamiento psicológico gratuito.

2. Trabajar con las familias y implicarlas en la terapia del niño o el adolescente.

3. Trabajar las expectativas de los adolescentes sobre ritmo de la terapia.

4. Vincular la paciente a la institución.

5. Formar a todo el personal sobre cómo establecer un buen vínculo con los / las usuarias.

6. Adaptarse a las necesidades de cada paciente de forma personalizada.

7. Crear y proteger el vínculo terapéutico.

8. Re-evaluar la calidad del vínculo a lo largo de la terapia.

9. Ayudar a la persona a reconocer sus recursos personales.

Recomendaciones para la situación actual de confinamiento

Recomendaciones para la situación actual de confinamiento

La Fundación Vicki Bernadet se ofrece para compartir mecanismos de prevención y sugerir acciones en defensa de las víctimas de abusos sexual infantil durante el actual confnamiento.

La Fundación Vicki Bernadet, con el objetivo de permanecer junto a las víctimas en un contexto de mayor desamparo y incertidumbre, ha mantenido todos sus servicios activos, adaptándolos al formato online.

Entendemos que la difusión y sensibilización entorno a los Abusos Sexuales Infantiles, adquiere en estos momentos una nueva dimensión. En consecuencia, queremos ofrecer nuestros conocimientos profesionales, adquiridos durante más de 20 años d’experiencia en la atención integral, prevención y sensibilización de los abusos sexuales a menores cometidos en el ámbito familiar y entorno de confanza del niño o niña, con la intención de facilitar a la población mecanismos de prevención y protección a nuestra infancia, desde un mensaje constructivo.

En la Fundación Vicki Bernadet hemos sido siempre conscientes de que nuestro futuro conjunto es responsabilidad de todos y de la necesidad de entender que debemos permanecer junto a las víctimas siempre, ahora más que nunca. Cerramos nuestros locales, pero no dejamos de trabajar, mantenemos nuestro servicio de atención telefónica y online, apoyando a todas las personas afectadas directa o indirectamente por una situación de abuso sexual infantil, queremos garantizarles el amparo y el soporte que necesitan.

Debemos entender que esta prueba conjunta no nos afecta por igual a todos, ahora es el momento de responder ante los más débiles más que nunca.

La Nota Positiva, que nos gustaría transmitir en este momento, es que las situaciones de abusos sexuales infantiles fuera del ámbito familiar, desaparecen. Si, por ejemplo, los abusos se cometen en el contexto deportivo o durante actividades extra-escolares, ahora las víctimas están tranquilas y seguras en sus casas. Por lo tanto, ahora es un buen momento para establecer un canal de comunicación intrafamiliar con nuestros niños y niñas, incidiendo en la prevención en un ambiente de proximidad y introspección familiar, un buen momento para hablar sobre límites o sobre el respeto al cuerpo, entre otras cuestiones.

Ahora bien, debemos tener presente que la actual situación de confinamiento puede representar un riesgo, para niños, niñas y adolescentes, de sufrir abusos sexuales. 8 de cada 10 abusadores pertenecen al entorno familiar o de confianza. Cuando el niño, niña o adolescente vive con el abusador la situación de dominación es constante y no existen momentos de distensión. Además, en el contexto actual desaparecen los agentes externos cómo pueden ser la escuela o espacios lúdicos, entre otros, donde el menor podría pedir ayuda, lo que implica que los niños y niñas están muy solos. En estos casos, aconsejamos a vecinos y personas más cercanas, estar muy atentos a lloros o actitudes extrañas por parte de los menores. Ahora más que nunca, debemos permanecer junto a las víctimas, atentos y predispuestos a reconocer y detectar el abuso sexual infantil y pedir ayuda en su nombre.

LISTADO DE RECOMENDACIONES FUNDACIÓN VICKI BERNADET

  • Aprovecha el actual confinamiento para conversar con tu niño o niña de límites, respeto al cuerpo, intimidad…

  • Observa a tu niño o niña. Comprueba si se muestra especialmente feliz por no tener que encontrarse con una persona concreta o si se muestra nervioso/sa cuando se habla sobre una actividad o de una persona que formaba parte de su cotidianidad antes del confnamiento.

  • Presta atención a la actividad en redes sociales de los adolescentes de casa.

  • Crea espacios de confanza y intimidad para compartir individualmente con cada niño o niña, en el caso de que convivan varios menores en el domicilio familiar, que facilite conversaciones de proximidad orientadas hacia la prevención y sensibilización entorno a los abusos sexuales infantiles.

  • Comprueba tu entorno cercano (vecinos, conocidos..), permaneciendo atento/a a lloros o actitudes alarmantes que te hagan sospechar y/o detectar un abuso sexual infantil. Pide ayuda en nombre del niño o niña.

  • No dudes en contactarnos si necesitas nuestra ayuda.

page3image5857824

Para a más información: https://www.fbernadet.org/es/ Twitter: @FVBernadet y Facebook.com/FVBernadet

Ayúdanos escuchando la última canción de Corbacho y Los Pellas a Spotify

Ayúdanos escuchando la última canción de Corbacho y Los Pellas a Spotify

En estos momentos en que la solidaridad se convierte en una necesidad compartida, los componentes del grupo musical “Corbacho y Los Pellas”, José Corbacho y Peter Koo, lideran una propuesta cultural comprometida y valiente que nos llega hoy a través de la plataforma spotify.

Un tema musical que da visualización a los abusos sexuales infantiles, desde un formato dirigido al grueso de la población. Cultura que despierta conciencias y apela a todos a conocer una realidad con la que la Fundación Vicki Bernadet lucha desde hace más de veinte años.

Estamos muy agradecidos de dar la bienvenida a esta propuesta, cómplice con nuestro proyecto y con el reto común que como sociedad tenemos con nuestros niños y niñas.

Romper el silencio desde el mundo de la cultura, inclusiva y aglutinadora, es, sin lugar a dudas, una noticia que celebramos.

Pero sobre todo hoy queremos dar las gracias a los miembros de “Corbacho y Los Pellas”, por su generosidad con la Fundación Vicki Bernadet dando una parte de los derechos de autor de este tema en nuestro proyecto, una ayuda necesaria y de gran valor humano.

Puede contribuir a esta colaboración conjunta simplemente escuchando la canción a través de Spotify, recordando siempre que “Juntos todos es posible”.

Y si quieres participar de nuestra lucha contra el abuso sexual infantil, también puedes hacerte soci@ de la fundación.

Gracias José y Peter!

Ahora más que nunca, un Reto Común.

Ahora más que nunca, un Reto Común.

 

Apenas hace unos días, las vidas de todos nosotros transcurrían en cada una de las normalidades existentes. Hoy nuestro mundo ha cambiado, nuestra rutina, nuestra realidad subjetiva y social está experimentado una prueba conjunta que apela a la solidaridad colectiva. Ahora más que nunca, reconocemos la debilidad humana y la importancia del humanismo. Hemos aprendido el signifcado de la condición de víctima i hemos entendido que esta condición sólo puede vencerse desde la empatía, la cooperación y la conciencia social.

En la Fundación Vicki Bernadet hemos sido siempre conscientes de que nuestro futuro conjunto es responsabilidad de todos, así cómo de la necesidad de estar al lado de las víctimas siempre, más aún ahora. Cerramos nuestros locales, pero no cesamos nuestra actividad, mantenemos nuestro servicio de atención telefónica y online, apoyando a todas las personas afectadas directa o indirectamente por una situación de abuso sexual infantil, queremos garantizar que tengan el apoyo que necesitan. Debemos entender que esta prueba conjunta no afecta a todos por igual, ahora más que nunca es el momento de dar respuesta a quienes nos necesitan.

Somos personas que cuidamos de las personas que más nos necesitan.

En estos momentos en los que todos hemos reconocido en un vecino a un compañero, nosotros también queremos abrir nuestro balcón mostrando las caras y la voz de los miembros de nuestro patronato, compartiendo su experiencia, profesionalidad y compromiso con nuestros niños y niñas.

Hoy ellos nos representan a todo el equipo, desde la proximidad que hemos entendido, da valor a nuestras vidas.

Compartimos sus testimonios y sus refexiones, con el deseo de contribuir a ayudar a quién más nos necesita.

Vicki Bernadet

Históricamente, ante cualquier crisis humanitaria, económica y social, la población más vulnerable es la que resulta más perjudicada, muy especialmente la infancia.

Durante el confnamiento que estemos viviendo debemos procurar focalizar en todo aquello que nos pueda ayudar a tolerar mejor esta situación, pero todos sabemos que mientras perdura este confnamiento, cada día resulta más complejo y probablemente la incertidumbre y el miedo serán cada vez más difíciles de gestionar.

Por todo esto quiero apelar a la responsabilidad y al compromiso, que todos tenemos cómo sociedad, en lo referente al cuidado de nuestra infancia. Debemos protegerles en todos los ámbitos de sus vidas con especial atención a cómo son tratados y a la prevención/intervención en cualquier caso de maltrato y violencia.

En estos momentos, conocedores de los datos estadísticos entorno a los abusos sexuales infantiles (20% de la población), no hace falta decir que algunos niños y niñas están siendo víctimas del silencio y de la complicidad de sus familias ocultando y acallando el maltrato. El actual confnamiento facilita un incremento de situaciones de abuso reales i de riesgo, que sitúan más que nunca, al colectivo de víctimas en la indefensión.

Pido que cualquier persona que tenga conocimiento de algún caso de abuso sexual infantil, actual o anterior al contexto actual, asuma la responsabilidad y tenga el coraje de comunicarlo a través de cualquier canal habilitado para dar respuesta a estos casos, per ejemplo a través del teléfono 116 611 de Infància Respon, con el objetivo de que profesionales especializados puedan intervenir o realizar el seguimiento.

Durante estos días son frecuentes los mensajes de ánimo recíproco, solemos decirnos “cuídate y cuidémonos”, debemos añadir “protejámonos y protegedlos”, porque cuando esta crisis colectiva pase podamos reconstruirnos como sociedad libres de posibles situaciones irreparables.

Todas podemos ser un Arco Iris en la nube de otras personas

-Maya Angelou

Dra. Noemí Pereda

Una de las realidades que observo durante esta terrible situación de confnamiento y aislamiento social que estamos viviendo es la consideración, una vez más, de los niños y niñas cómo ciudadanos de segunda categoría.

Ante la preocupación por la violencia que puedan estar sufriendo muchas mujeres en sus casas, y que a todas nos ha de consternar, percibo un gran silencio y una enorme ausencia de comentarios y refexiones acerca de la violencia que puedan estar sufriendo los miembros de nuestra infancia y adolescencia en momentos familiares de alto estrés, preocupaciones y confnamiento. Todas estas variables son importantes factores de riesgo en cuanto a la aparición de la violencia contra los más vulnerables en el seno del hogar, los niños, niñas y adolescentes. La situación de confnamiento, a parte de protegernos del virus, provoca que nadie pueda en estos momentos detectar estas situaciones de violencia, que nadie pueda prevenirlas o intervenir.

Pero de la misma manera que vislumbramos buenas noticias en la situación que estemos viviendo cómo país, también hay buenas noticias ante este problema y es que esta imposibilidad de actuación no es del todo cierta. Sí que tenemos poder para actuar ante lo que puede llegar a pasar o ya está pasando. De la misma manera que día tras día vemos casos de gran solidaridad social, que remueven nuestros valores humanos y los activan, pensemos en nuestros niños y niñas, en las generaciones futuras, y trabajemos en la prevención de las situaciones de violencia que puedan generarse en momentos de crisis cómo la que estamos viviendo. Evitemos que los niños y niñas se queden solos ante la amenaza y démosles el apoyo y el soporte emocional que ellos necesitan más que nadie porque no entienden bien lo que está pasando ni tienen la información que tenemos nosotros para hacerlo posible. Protejámoslos de las situaciones de riesgo y peligro que puedan estar viviendo, más allá del maldito virus, y sobre las que no existe tanta alarma social pero que en estos momentos pueden llegar a ser más graves que nunca. Cuidémoslos, querámoslos y abriguémoslos con nuestro afecto. Nos necesitan y es nuestra responsabilidad darles respuesta. Consideremos este confnamiento una oportunidad que nos permita abrir espacios de comunicación y confanza con nuestros niños, niñas i jóvenes, que nos ayude a conocernos y a descubrirnos mútuamente. Porque no hay ciudadanos de primera ni de segunda. Porque nuestros niños y niñas son el futuro, el mañana que todos anhelamos que llegue. Cuidémoslos.

Dr. Joan Queralt

En la Fundación todos estamos muy preocupados por nuestro personal y por los niños y niñas, recordad, que son la parte más desvalida de nuestra sociedad. Con el confnamiento y al no ser considerados nuestros servicios de urgencia, no podemos prestar las acciones presenciales imprescindibles.

El destinatario tipo de la Fundación es, cómo bien sabéis, un menor. Este menor ya se encuentra desprotegido normalmente, le cuesta salir de la mazmorra donde el abusador le ha recluido. No siempre cuenta con la ayuda de los suyos, puesto que algunos de ellos, no es infrecuente, son los propios abusadores.

Cómo podemos mantener el contacto y proseguir con las terapias de ayuda en estas circunstancias de confnamiento? Poco más podemos hacer si algún familiar o amigo de la víctima no contacta con nosotros. Todo esto en cuanto a lo que se refere a los niños y niñas que venimos tratando. Y los nuevos casos? La jaula, en muchos casos también física, construida entorno al menor por su abusador, lo tiene apartado, tanto que ni puede comunicar sus abusos.

Ahora hacemos un llamamiento a estar más atentos todavía ante los indicios de peligro de abusos sexuales a menores. No es fácil, pero es necesario extremar, ahora más que nunca, las percepciones y interacciones con los menores que nos son cercanos y contactar, per ejemplo, con nosotros.

La pandemia vírica actual no puede ser una patente de impunidad del abusador que consolide su poder sobre la víctima i haga más difícil todavía restablecer su normalidad emocional y física.

Salvador Mas de Xaxas

Estos momentos de aislamiento forzoso sirven, entre muchas otras cosas,

para la refexión.

Una situación cómo la que estamos viviendo nos debería ayudar a darnos cuenta de nuestra vulnerabilidad y poner en valor todo lo que la vida nos da. Un gran acto de humildad. Repasando todas las entidades con las que colaboro, no puedo dejar de pensar en los usuarios de la Fundación Vicki Bernadet, personas que aún ahora continúan estando en riesgo, sufriendo en silencio y confnados en casa.

Sé que en estos momentos la fundación continúa dando apoyo y orientación. Me enorgullece formar parte de su patronato y comprovar su profesionalidad y la entrega de su equipo humano.

Una vez superada esta crisis, todos debemos cambiar para aconseguir una sociedad más justa. Debemos dar voz a esta terrible realidad, trabajando en la prevención i siguendo al lado de las víctimas para que consigan superar su trauma y rehacer sus vidas.

Joan Mayoral

Uno de los efectos secundarios de la pandemia por el COVID-19 es el mayor riesgo que sufren niños y niñas de ser víctimas de abusos sexuales. Este incremento de riesgo es consecuencia de:

  • El confnamiento de la infancia más vulnerable en casa.
  • El cierre de escuelas y de sus comedores, espacio de ocio y otras actividadesextraescolares.
  • El cierre de los servicios socio-educativos , cómo los centros abiertos, y servicios psicológicos y de ayuda a la infancia y a sus familias.
  • El mayor estrés i presión económica que esta situación provoca en las familias.
    Todo esto, hace más invisible este abuso sexual que continúa existiendo y que puede verse

    incrementado cómo efecto secundario de la pandemia.

    Estamos preocupados por este efecto secundario del COVID-19 que agrava la vulnerabilidad de los niños y niñas más vulnerables. Por este motivo, seguimos trabajando con las administraciones y con nuestros profesionales y voluntarios para proteger a los niños y niñas que puedan ser víctimas de este incremento de riesgo que esta pandemia está produciendo.

Silvia Omedes

He tenido el honor de colaborar con la Fundació Vicki Bernadet desde el año 2002, año en el que produjimos desde la Fundació Photographic Social Vision un reportaje de investigación sobre los ASI, el primero en realizarse

en el Estado Espanyol y que otorgaba voz a seis adultos supervivientes de abusos sexual infantil. El resultado de difundir, con mucho respeto, rigor y profundidad la experiencia de un grupo de testimonios valientes y el gran trabajo de ayuda y asesoramiento que ofrecía el equipo profesional de la Vicki durante esos años, propició que a tan solo unos días de la publicación miles de ciudadanos rompieran su silencio y pidieran ayuda. Esta es la función del mejor foto-periodismo de investigación, la de ser una herramienta veraz y efcaz para informar y la de ser una lupa que ponga la atención en aquellos temas que cómo sociedad necesitamos i tenemos el derecho de conocer.

Recordemos que en nuestro país uno de cada cinco niños sufre abusos antes de los 17 años, y que en el 80 % de los casos los abusadores son del entorno de confanza del niño o niña. La situación de confnamiento que vivimos estos días, necesaria per poder combatir el contagio masivo del virus, propiciará que cientos de niños y niñas estén expuestos todavía más a abusos de todo tipo. El ámbito doméstico es sin duda el contexto y la semilla de la mayor parte de nuestros confictos cómo sociedad, tengámoslo presente. Como ciudadanos, vecinos, familiares, amigos cercanos de familias con niños debemos permanecer muy atentos y dispuestos a ayudar y proteger a quienes lo necesiten.

Desde la Fundación Vicki Bernadet, a través de todo nuestro equipo altamente profesional y experto, les ofreceremos la mano para orientaros y guiaros si durante estos días sospecháis de casos i os atrevéis a romper el silencio. Estos días, más que nunca, no seamos cómplices, permanezcamos bien atentos ante las señales que puedan salvar la vida y el futuro de nuestros jóvenes. Gracias.

Recomendaciones para regalar

Recomendaciones para regalar

Hemos hecho una pequeña lista de recomendaciones para regalar a víctimas de abuso sexual infantil. Esperamos que os sea de ayuda, recuerda que el mejor regalo es escuchar y ofrecer tu apoyo.

Toca el Piano – James Rhodes

James Rhodes, ganador del Premio Fada 2017, te contó el poder sanador de la música con Instrumental. Ahora te enseñará a tocar el Preludio nº 1 en Do Mayor de Bach en seis semanas.

https://www.blackiebooks.org/catalogo/toca-el-piano-castellano/

Libreta

Una de las mejores maneras para recuperarse de un evento traumático es procesarlo, y escribir aporta un espacio seguro donde hacerlo. Una libreta y un buen bolígrafo son nuestro regalo preferido.

https://es.moleskine.com/es/notebook-clasico-negro/p0460

Juia Jewels

STORM es una joya que define la esperanza ante los malos momentos y sensaciones de angustia por las que pasa una persona que ha sufrido abusos sexuales en la infancia. Este colgante de plata texturizada y oxidada representa la victoria de la luz sobre los tiempos oscuros, la culpabilidad y secretos a los que se enfrenta la víctima. Los beneficios se destinan a la Fundación Vicki Bernadet, con lo que estarás haciendo un regalo solidario.

https://www.juiajewels.com/joyas-de-autor/joyas-joyeria-etica-joya-solidaria/

Apoyo

Ofrecer apoyo y recordar que toda situación traumática se puede superar con ayuda y resiliencia. Un vídeo o una postal con tu apoyo serán un elemento positivo que agarrarse cuando los ánimos estén bajos.

Photo by Annie Spratt on Unsplash