El abuso sexual infantil, un problema que afecta a toda la sociedad

El abuso sexual infantil es un tipo de maltrato que ha sido considerado como uno de los problemas de salud pública más graves que deben afrontar las niñas, niños y adolescentes de las sociedades desarrolladas como la nuestra. Aunque, aproximadamente, uno de cada cinco menores en Europa sufre algún tipo de abuso sexual, aún es un tema tabú sobre el que no se habla lo suficiente.

En la mayoría de los casos, el abuso sexual infantil supone una experiencia traumática para el que la padece, interfiriendo en su adecuado desarrollo y repercutiendo negativamente tanto en su estado físico como psicológico. Las consecuencias derivadas de tales actos no solo afectan a las víctimas y a sus familias, sino que también acaban repercutiendo a toda la sociedad en su conjunto.

Las secuelas se suelen arrastrar a la edad adulta

Teniendo en cuenta que un 60% de las víctimas nunca pedirá ayuda, es importante destacar que las consecuencias del abuso sexual infantil suelen perdurar a lo largo de toda la vida. Por esta razón, es habitual encontrar en el ámbito de la salud mental a personas adultas que fueron víctimas de abuso sexual durante la infancia y que presentan secuelas importantes relacionadas directamente con los abusos. En 2018, el 70% de las personas atendidas por la Fundación, eran personas ya adultas que habían sufrido los abusos durante su infancia.

Por otro lado, además de la perdurabilidad en el tiempo de las consecuencias del abuso, la no atención del problema también aumenta el riesgo de sufrir nuevos tipos de victimización durante la edad adulta, tanto sexuales como de otros tipos (maltrato familiar, acoso, violencia de pareja, etc.).

“Los Estados Parte se comprometen a proteger al niño contra todas las formas de explotación y abuso sexuales, y adoptarán todas las medidas apropiadas para promover la recuperación física y psicológica y la reintegración social de todo niño víctima de cualquier forma de abandono, explotación o abuso; tortura u otra forma de tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; o conflictos armados. Esa recuperación y reintegración se llevarán a cabo en un ambiente que fomente la salud, el respeto de sí mismo y la dignidad del niño.” (Art. 34 y 39 de la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas, 1989).

Atender a los menores y a sus familias

En la Fundación Vicki Bernadet llevamos más de 20 años trabajando en la prevención, sensibilización, detección y atención del abuso sexual infantil, ofreciendo una intervención especializada avalada por una larga trayectoria de colaboración continua con entidades públicas y privadas.

Un ejemplo de este trabajo es el proyecto de atención al abuso sexual infantil en la ciudad de Barcelona, que tiene como objetivo principal proporcionar un servicio de acogida y atención psicoterapéutica especializada, para la recuperación psicológica y social de las niñas, niños y adolescentes de esta ciudad, junto a sus familias, que han sufrido abuso sexual.

El proyecto de atención al abuso sexual infantil en la ciudad de Barcelona es posible gracias a la colaboración de: