‘Unidos la fuerza se multiplica’

Con esta idea acaba el grupo terapéutico de adultos que hemos realizado en los últimos cinco meses. Una reflexión final que empieza con una idea que los y las participantes tuvieron en una de las sesiones: cerrar el grupo creando un puzle. Este sería una metáfora del recorrido que cada uno ha hecho durante este tiempo y como todo este trabajo encaja en su proceso terapéutico individual.

Puzle realitzat per participants a la terapia grupal per a víctimes d'abús sexual infantil.

Superar el miedo a la terapia de grupo

Cada participante representa una pieza de este puzle y la unión de todas ellas forma una imagen completa. En la última sesión, al ver el resultado una participante dijo: «Unidos la fuerza se multiplica». En un tono reivindicativo añadían: «Queremos que las víctimas de abuso se atrevan a hacer grupos. Ayudan mucho, aunque al inicio da mucho miedo».

Otra participante reflexionaba sobre los beneficios de participar de grupo terapéuticos: «Al principio, pensaba que sería muy doloroso escuchar la historia de cada uno y, ahora, me he dado cuenta de que en lugar de eso, ha supuesto sentirme comprendida por otros que han pasado por lo mismo. Me he sentido apoyada». Todos expresaron una misma idea: animar a la gente para que no tenga miedo de la terapia grupal.

Compartir las vivencias

La experiencia de grupo ayuda a los pacientes a entender que muchas de las secuelas que sufren son bastante comunes entre las personas que han pasado por un Abuso Sexual en la Infancia. Otro beneficio importante que se extrae del trabajo en grupo es el sentimiento de no estar solo en este proceso de recuperación. Sentir, o mejor dicho, vivenciar que no son los únicos que lo están sufriendo. Les ayuda a coger fuerzas para tirar adelante y, muchas veces, a poder hablar de cosas que han guardado en silencio durante mucho tiempo. Situaciones y experiencias que les han generado mucho dolor y que, gracias al grupo, han podido exteriorizar, abriendo el camino hacia la elaboración de los hechos traumáticos.

Eudald Bonfill Arabia

Psicoterapeuta del Centro Terapéutico y Jurídico de la Fundación Vicki Bernadet